Internacionalización sostenible


Exportar más y contaminar menos no son conceptos antagónicos como pudiera parecerlo a simple vista y sin entrar en detalle. Existe una creencia errónea de que los sistemas prefijados o tradicionales deben ser los adecuados porque todo el mundo lo hace así.

En el caso de una nueva empresa que se abra a una estrategia de internacionalización, el primer paso deberá ser conocer los Incoterms como DAP y el resto para saber cuál de ellos le conviene más usar, sus obligaciones frente a la empresa transportista y viceversa.

Tipos de internacionalización empresarial - EAE

Ahora bien, abrirse a la internacionalización y las posibilidades del comercio exterior no tiene por qué realizarse del mismo modo que el resto de empresas preestablecidas. Para el caso de un nuevo proyecto o una empresa familiar que decida vender sus productos en el extranjero, la exportación puede llevarse a cabo de forma original y sostenible en lugar de la clásica e impersonal caja rectangular donde hay más aire que producto.

Podemos vender diseño en el embalaje, como parte de la experiencia de compra del propio cliente exterior. Es una forma de empezar a diferenciarse de la competencia preestablecida e ir ganando poco a poco la cuota de mercado que haga que todo ese proceso de internacionalización sea rentable.

 

Además, para grandes empresas la exportación sostenible significa poder reducir con ello el número de camiones necesarios para transportar las mercancías hasta el punto de distribución y, a partir de ahí, el espacio alquilado necesario donde ocupar con los productos. Es un doble ahorro, a nivel económico para la empresa y, a la vez, para el planeta y el medio ambiente, que verán cómo se reducen las emisiones por empresa o por producto exportado.

Ser pequeño o nuevo en la exportación ya no es una excusa válida, y tratar de innovar en la forma de llegar a otros mercados con el medio ambiente como premisa básica puede ser una excelente inversión en imagen de marca y en sostenibilidad global. Si sabemos cómo hacer nuestro embalaje perfecto sabremos cómo vender en otras regiones ese avance o distinción, e incluso patentar un nuevo método de exportación. Porque no, no todo está inventado, y mucho menos en materia de sostenibilidad y sensibilidad hacia el planeta.

Los DAP: Inconterms son un paso por el que toda empresa que exporte un cierto volumen periódicamente debe pasar y que, de hecho, simplifica los trámites que históricamente debían llevarse a cabo para este tipo de operaciones importantes.

 

 

¿ Analizar el éxito o el fracaso ?


[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_code admin_label=”BANNER GOOGLE” _builder_version=”3.1.1″ saved_tabs=”all” text_orientation=”center” global_module=”30339″ background_position=”top_left” background_repeat=”repeat” background_size=”initial”]//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js<!– [et_pb_line_break_holder] –><!– An 3 –><!– [et_pb_line_break_holder] –><ins class=”adsbygoogle”<!– [et_pb_line_break_holder] –> style=”display:inline-block;width:320px;height:50px”<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-client=”ca-pub-6735809985158646″<!– [et_pb_line_break_holder] –> data-ad-slot=”4617458246″></ins><!– [et_pb_line_break_holder] –>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});[/et_pb_code][et_pb_text]

Entender una empresa significa comprender qué acciones están promoviendo una mejora de la productividad y cuáles están absorbiendo unos recursos que generan un ROI segmentado negativo.

Aun así, toda empresa debe tener siempre un ojo en el futuro, y para ello las herramientas utilizadas vienen de la mano del análisis predictivo. El futuro es impredecible, es cierto, pero sí que se pueden hacer estimaciones fiables sobre la experiencia de los responsables de cada área y el histórico de los datos acumulados hasta la fecha.

¿Analizar el éxito o el fracaso?

¿Por qué tenemos éxito?

Esta pregunta enmascara una reflexión esencial en toda empresa con aspiraciones de crecer y seguir aglutinando una mayor cuota de mercado. Y es, ¿por qué funciona bien un producto o una campaña?

Parece mentira pero muchas empresas suelen hacer un análisis mucho más exhausto de las causas de una campaña fracasada o negativa para la empresa que de una campaña exitosa, cuando sería mucho más eficiente hacer este análisis inverso.

El análisis predictivo de la empresa debe incluir este nuevo prisma, en que se sepan encauzar campañas, productos o propuestas en aquellos momentos en que mayor repercusión van a tener, y para ello hay que saber por qué y cuándo han funcionado bien en el pasado las campañas.

¿Por qué analizar el éxito es más rentable que analizar el fracaso?

La lógica es muy sencilla. Entender por qué algo ha funcionado bien quiere decir que seremos capaces de repetirlo en el futuro en condiciones similares, para un público objetivo adecuado y en unas fechas y formato apropiados.

En cambio, entender por qué algo no ha funcionado no da respuestas sobre qué es lo que hubiera funcionado. Los caminos hacia el éxito son complejos y múltiples, dar con la clave es un reto mayúsculo en el seno de muchas empresas, así que analizar el fracaso nos dirá qué no repetir, pero no qué hacer en el futuro para no volver a fracasar.

La prueba y error, sobre todo cuando hablamos de presupuestos importantes o relevantes para una empresa, tiene un límite. Es por ello que no emprender un estudio exhaustivo de por qué un producto, campaña o propuesta está teniendo una buena recepción podría estar hipotecando una gran oportunidad de negocio futura que pudiera acabar incorporándose al know-how de la empresa.

¿Pero quién es nuestro mejor maestro?

Aquí sí, el error es nuestro maestro personal más objetivo y fiel. Nunca nos va a mentir sobre el resultado de nuestras decisiones, y si sabemos encararlo con la humildad y análisis necesario, evitará que caigamos en la misma problemática en el futuro.

El error nos ayuda a crecer, y el éxito nos ayuda a maximizarlo. ¿Qué análisis es el vuestro?

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

El #Marketing Deportivo: ese gran desconocido


“El marketing deportivo es el gran desconocido, su potencial no ha sido explotado y puede vincularse al engagement”

Una institución deportiva, léase club de fútbol, federaciones o escuelas deportivas, no están exentas de actividades de marketing, pero si pecan de una excesiva acción de producción sin conectar con las necesidades y deseos de los consumidores deportivos.

Como toda organización se requiere de estrategias de marketing y de la aplicación del mismo para conocer los gustos, preferencias y pautas de consumo de los clientes.

Estamos ante una continua problemática, ya que la mayoría de las instituciones deportivas no explotan su potencial, no crean una marca que fidelice y no miran hacia su entorno.

 

 

Sería interesante una readaptación del entorno y un profundo reciclaje que permita a las organizaciones acercarse aún más a su target objetivo, deben emplear la investigación de campo y análisis del entorno para conocer a su cliente, porque al fin y al cabo una empresa que no conozca ni sepa dar lo que necesita a su consumidor está avocada al fracaso, su etapa de decadencia llegará con una tierna edad.

Un concepto importante y que puede dar una nueva luz al marketing deportivo sería la vinculación con el engagement, lo que permitiría compartir con el cliente experiencias y sentimientos. Crearíamos un entorno propicio para intercambio de sentimientos, y haríamos nacer una pasión deportiva entre marca y consumidor.

jugosocial gestión de redes sociales

Con el engagement nos conectaríamos al corazón del seguidor, y potenciaríamos la relación sentimental entre ambas partes. Debemos crear experiencias únicas, inolvidables y para llegar a este punto es preciso conocer a la persona que existe debajo del consumidor, para tal fin se hace necesario el marketing.

Se debe dejar atrás los esquemas tradicionales de organización, institución o entidad deportiva únicamente centrada en la producción y en la saturación del mercado con productos que el consumidor no percibe que necesite.

Hacer marketing no es crear un producto, lanzarlo y dejarlo morir en el mercado es algo más, es un concepto, una idea que supera lo material y que añade valor a una imagen de marca.

Si se une conceptos de marketing junto engagement crearemos un producto revolucionario, diferente y rompedor, al fin y al cabo el marketing nos permite romper las reglas establecidas y nos permite crear un nuevo entorno por el cual el cliente se siente atraído.

Para incrementar aún más si cabe el valor de producto o servicio debemos practicar engagement, dejar fluir sentimientos, pasión y formar parte del corazón del cliente nos permitirá ser únicos.

Debemos romper con el enfoque tradicional de las entidades deportivas, la mera producción no te asegura Western union point ni fidelidad ni amor a una marca, no se conecta con el plano sentimental de consumidor, sólo se le empuja. El objetivo es hacer que nos deseen por las experiencias irrepetibles que ofrecemos.

Engagement nos aporta un plus y debemos vincularlo con el marketing deportivo. Porque el deporte mueve masas, pero las masas quieren ser claramente diferenciadas, busca la tuya y crea un vínculo eterno.

Marketing deportivo y engagement constituyen la pareja perfecta, para crear nuevos productos y conceptos que conquisten al público deportivo. Si sabemos explotar las virtudes de ambos llegaremos a ser únicos e inolvidables.

 

La clave de la fidelización en los viajes de empresa


 

Hay sectores donde las compras son más impulsivas que en otros, para donde la fidelización es importante pero podría pasar a un segundo plano. En otros, sin embargo, conseguir atraer o captar al cliente prácticamente asegura su futura fidelización por las incomodidades de cambio y la necesidad de tener cierta previsión para ello.

Recientemente ha surgido un estudio que dice que la mayoría de empresas no suele cambiar de compañía para realizar sus viajes de empresa pese a que mira varias opciones y ofertas. ¿Qué significa esto?

Continuar leyendo “La clave de la fidelización en los viajes de empresa”

El coffee break aumenta la productividad


El coffee break aumenta la #productividad

El coffee break, aparentemente de lo que pueda parecer, o descanso para el café o el desayuno por la mañana, es una herramienta poderosa de maximizar el rendimiento de los empleados.

En la oficina o en el bar de la esquina, independientemente de ello los efectos serán beneficiosos tanto para el trabajador como para la empresa. Ahora bien, dentro de un contexto y bajo ciertas circunstancias, las repasamos:

El coffee break aumenta la productividad

*Imagen: saboryartesv.wordpress.com

Imaginemos que vivimos en una gran ciudad como Madrid o Barcelona, repleta de bares y con un ritmo de vida frenético en la mayoría de barrios. Nos cuesta pagar el alquiler del piso de Barcelona y vamos estresados al trabajo. ¿Cómo responde nuestro cuerpo ante el descanso o pausa del café?

Parece evidente, pero este break significa un parón emocional esencial para retomar el trabajo. Seguramente hagamos este tipo de pausas acompañados de otros compañeros de departamento, por lo que el componente social es muy relevante.

Si unimos este plus social que a menudo no tenemos durante las horas laborales, a la desconexión y oxigenación de la mente, recuperaremos gran parte de la energía consumida durante las primeras horas. Es por ello que el descanso del café es conveniente hacerlo lo más tarde posible, sin interrumpir nuestras pautas de alimentación u horarios de comida, pero sí cuando llevemos ya 3 horas trabajadas a poder ser.

jugosocial gestion de redes sociales en valladolid

¿Por qué no hacer el café a primera hora?

El café se puede tomar a primera hora, pero no debe sustituir este coffee break del que hablamos en el artículo, la pausa que potencie nuestra productividad.

“Coffee break no tiene por qué ser un descanso para tomarse un café, se puede hacer un descanso para hablar, comer algo a media mañana o bien salir a dar una vuelta”

El término coffee break suele relacionarse con el café, pues muchas veces esta es su función, pero los beneficios de este momento no los da el café sino el descanso.

Si hacemos el descanso a primera hora, a la hora de haber empezado, lo que haremos será demorar todavía más nuestro inicio de la jornada laboral. Y es que muchos empleados necesitan entre media hora y una hora para situarse, poner al día los temas pendientes, estructurarse mentalmente el día y empezar a trabajar en algún tema concreto.

Una vez empezamos, necesitamos igualmente unos minutos para coger ritmo, alienarnos del resto de preocupaciones o distracciones, y concentrarnos plenamente en la tarea que hemos empezado. Si en el momento en que empezamos a coger el ritmo paramos para ir a tomar el café, tendremos que volver a organizarnos al volver de la pausa seguramente.

Un descanso tras unas horas de trabajo, sin embargo, ayuda a evadirnos y oxigenar la mente tras un esfuerzo intensivo en estas primeras horas. De este modo, a nuestro regreso del coffee break podemos reincorporarnos con las pilas cargadas y no perder así la productividad que teníamos antes del parón. En el punto adecuado, este descanso nos dará las energías necesarias para mantenernos al máximo rendimiento hasta la hora de comer.

¿Qué experiencias tienes tú con el coffee break? ¿Qué tipo de descansos realizas? Nos encantaría conocer tu opinión y rutinas, adelante.