Una palabra, un pensamiento, una idea … a veces son suficientes para "volver a empezar"