El coffee break aumenta la productividad


El coffee break aumenta la #productividad

El coffee break, aparentemente de lo que pueda parecer, o descanso para el café o el desayuno por la mañana, es una herramienta poderosa de maximizar el rendimiento de los empleados.

En la oficina o en el bar de la esquina, independientemente de ello los efectos serán beneficiosos tanto para el trabajador como para la empresa. Ahora bien, dentro de un contexto y bajo ciertas circunstancias, las repasamos:

El coffee break aumenta la productividad

*Imagen: saboryartesv.wordpress.com

Imaginemos que vivimos en una gran ciudad como Madrid o Barcelona, repleta de bares y con un ritmo de vida frenético en la mayoría de barrios. Nos cuesta pagar el alquiler del piso de Barcelona y vamos estresados al trabajo. ¿Cómo responde nuestro cuerpo ante el descanso o pausa del café?

Parece evidente, pero este break significa un parón emocional esencial para retomar el trabajo. Seguramente hagamos este tipo de pausas acompañados de otros compañeros de departamento, por lo que el componente social es muy relevante.

Si unimos este plus social que a menudo no tenemos durante las horas laborales, a la desconexión y oxigenación de la mente, recuperaremos gran parte de la energía consumida durante las primeras horas. Es por ello que el descanso del café es conveniente hacerlo lo más tarde posible, sin interrumpir nuestras pautas de alimentación u horarios de comida, pero sí cuando llevemos ya 3 horas trabajadas a poder ser.

jugosocial gestion de redes sociales en valladolid

¿Por qué no hacer el café a primera hora?

El café se puede tomar a primera hora, pero no debe sustituir este coffee break del que hablamos en el artículo, la pausa que potencie nuestra productividad.

“Coffee break no tiene por qué ser un descanso para tomarse un café, se puede hacer un descanso para hablar, comer algo a media mañana o bien salir a dar una vuelta”

El término coffee break suele relacionarse con el café, pues muchas veces esta es su función, pero los beneficios de este momento no los da el café sino el descanso.

Si hacemos el descanso a primera hora, a la hora de haber empezado, lo que haremos será demorar todavía más nuestro inicio de la jornada laboral. Y es que muchos empleados necesitan entre media hora y una hora para situarse, poner al día los temas pendientes, estructurarse mentalmente el día y empezar a trabajar en algún tema concreto.

Una vez empezamos, necesitamos igualmente unos minutos para coger ritmo, alienarnos del resto de preocupaciones o distracciones, y concentrarnos plenamente en la tarea que hemos empezado. Si en el momento en que empezamos a coger el ritmo paramos para ir a tomar el café, tendremos que volver a organizarnos al volver de la pausa seguramente.

Un descanso tras unas horas de trabajo, sin embargo, ayuda a evadirnos y oxigenar la mente tras un esfuerzo intensivo en estas primeras horas. De este modo, a nuestro regreso del coffee break podemos reincorporarnos con las pilas cargadas y no perder así la productividad que teníamos antes del parón. En el punto adecuado, este descanso nos dará las energías necesarias para mantenernos al máximo rendimiento hasta la hora de comer.

¿Qué experiencias tienes tú con el coffee break? ¿Qué tipo de descansos realizas? Nos encantaría conocer tu opinión y rutinas, adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .